Sillas WC y ducha
Las ventajas de las sillas de WC

Las sillas de WC y ducha son una alternativa muy cómoda para personas que han perdido la movilidad en el tronco inferior pero no desean llevar pañales porque controlan sus esfínteres o no les es cómodo levantarse para ir al baño porque les produce dolor, inseguridad en el movimiento o molestia.

Estas sillas de WC están pensadas para poder adaptarse a un baño normal y que su usuario no tenga que levantarse para poder utilizarlo, solo debe acoplarse la estructura al WC en pocos minutos y separarla una vez haya terminado.

Las sillas de WC y ducha son muy cómodas, aportando al niño o adulto intimidad para ir al baño o ducharse por sí mismo. Para un niño, estas sillas pueden ser especialmente adecuadas si los problemas de movilidad hacen su aparición desde las primeras etapas del desarrollo pero los padres quieren mantener un desarrollo social normal. El niño, a pesar de no disfrutar de autonomía en el movimiento, puede aprender a controlar sus esfínteres al igual que cualquier otro niño dejando atrás el pañal y pidiendo ir al baño cuando sea necesario.

Las sillas de ducha y WC ayudan a la persona a mantener una parte fundamental de su autonomía en algo tan importante como es la higiene, tanto si está aprendiendo a tenerla como si es un adulto. Para un niño, aprender a desarrollar su higiene es fundamental para un correcto crecimiento y estas sillas pueden aportar intimidad y confianza para realizar sus rituales diarios sin ayuda o con la ayuda mínima. Para un adulto, perder la capacidad de moverse por sí mismo puede ser muy duro, por lo que mantener la capacidad de hacer las cosas solo en tareas diarias y fundamentales es muy importante.

Sillas de ducha adaptadas

Las sillas de WC y ducha tienen la comodidad para el cuidador de que no tiene que mover a la persona para que realice sus necesidades. Pueden introducirse en la ducha y adaptarse al baño con un esfuerzo físico mínimo por parte del ayudante, de manera que el peso y la movilidad del niño o el adulto no será un problema. Esto tienes grandes beneficios para la autoestima de la persona.

En Dimecore te ofrecemos diferentes modelos de sillas de WC y ducha para adaptarnos a tus necesidades. Sea un niño o un adulto, esta pequeña ayuda puede mejorar la calidad de vida de una persona con problemas de movilidad enormemente, mejorar el desarrollo de su vida diaria, su confianza y facilitar su día a día. Además, supone una gran ayuda para los cuidadores, que pueden sentirse más seguros con la estabilidad de su ser querido en estas sillas diseñadas especialmente para su seguridad. Nuestras sillas van desde modelos con ruedas o arneses para personas adultas, a sillas para niños que están aprendiendo a ir al baño y requieren de un soporte más pequeño y controlado para sus necesidades. Visita nuestro catálogo.

Las sillas de ducha están especialmente diseñadas para aguantar el agua y ser impermeables, de manera que se pueden secar rápidamente tras la ducha. Son muy útiles para niños o adultos que no pueden mantenerse en pie el tiempo necesario para una ducha, pero se mantienen estables en la silla mientras esta dura. De esta manera, pueden desarrollar o mantener su autonomía e intimidad durante más tiempo. Incluso si a la persona le cuesta mantenerse estable sobre el asiento, algunos modelos disponen de agarres para su seguridad, impidiendo que se puedan caer o sufrir un accidente. El arnés también es de un material impermeable.