Planos inclinados

Todos los productos

Beneficios de un plano inclinado

Un plano inclinado consta de un mecanismo simple que consta de una camilla o superficie plana suspendida sobre el suelo en un ángulo agudo que se utiliza para terapia. Esta máquina simple puede tener diferentes grados de inclinación según su utilización, pero mantiene el cuerpo a una altura media del suelo suspendido en todas sus variantes. A esta herramienta se la conoce también como tabla inversa o tabla invertida y su principal función es la de mejorar la sintomatología y problemas relacionados con las desviaciones de columna principalmente.

Un plano inclinado sirve para proporcionar alivio a las zonas de la columna que generalmente sostienen nuestro peso. En una posición bocabajo gracias a este mecanismo, eliminamos la presión a la que se ven sometidos diariamente. Dependiendo del plano, este puede tener una inclinación de entre 30 y 45 grados. Generalmente, las tablas inclinadas tienen en cuenta la distribución del peso y su superficie está forrada con una base antideslizante como una goma o jebe, también puede tener como tope, la parte de abajo, una pared o un mueble pesado.

Este mecanismo puede ser muy beneficioso para personas que tengan problemas de columna, enfermedades físicas que afecten a la musculación del torso o personas que estén en silla de ruedas. El plano inclinado facilita el descanso de la zona lumbar, cuello,  muslos, piernas, manos y pies. En los niños, esto es especialmente beneficioso en las primeras etapas de marcha o preparación para la posición vertical.

Con esta máquina, el niño puede comenzar a desarrollar musculatura de la espalda, necesaria para el proceso de bipedestación que se desarrolla de manera natural alrededor de los doce meses. El niño puede mantener una posición horizontal en la que, poco a poco vaya ganando fuerza y seguridad, a la par que consiga controlar sus movimientos y mejorar su equilibrio.

Usos de los planos inclinados

Al igual que en una colchoneta, se puede utilizar un plano inclinado para realizar diferentes ejercicios desde una posición que sea más cómoda o confortable para el niño. De esta manera se fortalece la musculatura del torso para mejorar su equilibrio y la capacidad del niño para mantenerse vertical. En la posición mantenida con varios grados de inclinación, la circulación también se ve favorecida hacia la parte superior del cuerpo.

Con un plano inclinado se pueden realizar varios ejercicios con menor presión en el tercio inferior del que habría si la persona se mantuviera en posición vertical. Para niños con dificultades para la movilidad, hacer ejercicios con piernas, rodillas y pies es muy importante y beneficioso, ya que fortalecen la zona con menos esfuerzo y esto puede motivar al niño a moverse más. Aliviando la presión de la columna, además, prevenimos y mejoramos problemas circulatorios y sintomatología dolorosa asociada a mantener mucho tiempo la misma postura, problema muy común en niños y adultos que deben mantenerse en cama durante largos periodos, que no tienen fuerza para tener una postura erguida o que han perdido la movilidad.

El plano inclinado facilita el desarrollo de ejercicios de fisioterapia para mejorar el desarrollo muscular y articular. Dependiendo del grado de comodidad de la persona, la tabla puede estar más o menos inclinada para evitar mareos. Lo normal en estas sesiones  es que el paciente esté con la cabeza abajo durante un corto periodo de tiempo, aproximadamente diez minutos, pero pueden alargarse si el niño está cómodo.

En Dimecore tenemos una amplia variedad de planos inclinados y accesorios que te ayudarán a desarrollar mejor la terapia y adaptarte a la situación de cada niño.