Bipedestadores

Todos los productos

Bipedestadores, una ayuda al movimiento.

Los bipedestadores suponen un apoyo necesario para aquellos niños que tengan bajo tono muscular. Con esta ayuda, los niños que sufren alteraciones motoras pueden mantenerse en pie durante largos periodos de tiempo, lo que estimula su confianza, su actividad cognitiva y su desarrollo físico. Para un niño, la correcta movilidad es muy importante para su desarrollo. Es alrededor de los diez meses cuando los niños comienzan a hacer sus primeros esfuerzos por andar o ponerse en pie sujetándose a las cosas. Pero, en algunas ocasiones, los niños no desarrollan su musculatura inferior correctamente y no son capaces de mantenerse estables, por lo que necesitan ayuda para mantenerse verticales.

Los bipedestadores o standing son un equipamiento especialmente adaptado para conseguir que el niño se mantenga erguido cuando su control motor o tono muscular no es suficiente para mantenerlo en pie. Es una ayuda muy beneficiosa para aquellos niños que alcanzan la edad de caminar pero no son capaces de controlar sus movimientos.

Es a partir de los diez meses cuando un niño comienza a realizar movimientos controlados para tratar de ponerse en pie, normalmente con ayuda y obteniendo estabilidad en otros objetos. Si esto no sucede, un especialista puede comenzar el tratamiento para disminuir o, incluso, eliminar las secuelas de la falta de movilidad. Cuanto antes comience a usarse este tipo de aparatos, mayores serán sus beneficios sobre el cuerpo del niño puesto que ayuda a la modelación de músculos y huesos mediante el movimiento en el momento en el que estos aún se encuentran en desarrollo. Además, mejoran la confianza del niño sobre su cuerpo y estimulan las ganas de moverse, lo que se traduce en una mayor actividad.

Existe una gran variedad de bipedestadores en el mercado para adaptarse a los diferentes niveles de desarrollo del cuerpo. Desde bipedestadores de carga completa que sostienen todo el peso, a modelos con un sostén más parcial que pueden ayudar al niño a ir soltándose durante el proceso de mejora y desarrollo motriz.

¿Por qué un bipedestador es imprescindible?

Los beneficios del uso de bipedestadores, sobre todo en las fases tempranas del desarrollo, son muy importantes. Facilitan que el cuerpo adopte una correcta postura corporal, con un apoyo del peso simétrico; mejora la amplitud de los movimientos de las caderas, rodillas, tobillos y columna al no tener que sostener estos todo el peso; su uso disminuye la aparición y la frecuencia de espasmos musculares, así como las contracturas asociadas a la inmovilidad y a pasar demasiado tiempo en una postura; reduce la presión que tiene que soportar la columna las caderas por pasar demasiado tiempo sentado o tumbado; mejora el funcionamiento de los sistemas corporales que se ven afectados por el movimiento, como el digestivo, circulatorio o respiratorio, además del nervioso; previene la pérdida de densidad ósea con el ejercicio, mejorando el desarrollo de los músculos y los huesos.

 Además de todos estos beneficios, el niño siente menos dolor producido por la inmovilidad y su cuerpo se desarrolla de manera natural para mantenerse erguido por sí mismo. A los niños les gusta estar de pie, les gusta andar y conocer el mundo con autonomía, por lo que el uso de un bipedestador produce una reacción positiva en la mayoría de ellos.

Con el uso de bipedestadores, los niños adquieren confianza a la par que desarrollan sus capacidades motrices y su fuerza para ver el mundo. Se sienten más integrados debido a que adquieren una postura y autonomía similar a la de sus amigos, compañeros y familia y esto les anima a mejorar su musculatura, a ejercitarse de manera autónoma. Es el método de mejora perfecto para un niño.